close
STYLE

Elaine Welteroth: Teen Vogue’s New Generation

elaine

Desde diciembre del 2016, Teen Vogue acaba de dar un giro radical en su línea editorial. Dirige ‘Teen Vogue’ con un perfil y unos intereses opuestos a la gran dama de las revistas de moda.

Con tan solo 31 años, Elaine Welteroth se ha convertido en la directora más joven de la revista Teen Vogue. Es la segunda afroamericana que ocupa ese cargo en el grupo editorial. Por estar al frente de la revista Teen Vogue,la californiana Elaine Welteroth podría ser considerada la heredera de Anna Wintour. En Instagram, donde tiene más de 191 mil seguidores, Welteroth exhibe una imagen de chica normal, con sus rutinas de ejercicios y sus declaraciones de amor a su novio.

En 1791, el poeta inglés Samuel Johnson comparó a las mujeres con los perros, “cuando una mujer predica, es como un perro cuando camina en sus patas traseras. No está bien, pero te sorprende que lo puedan hacer”. A más de dos siglos de aquella frase, el denigrar a las mujeres que se atreven a expresar su opinión se ha transformado en una tradición que nos persigue hasta nuestros días. Ejemplo de lo anterior es lo que ocurre cuando las periodistas se refieren a “temas serios” como la religión, negocios y política.

Welteroth ha llegado tan lejos en tan poco tiempo por entender la revolución desde abajo en el mundo de la moda. Se acabó el glamour como élite y la figura de la directora de revista como deidad. Se acabaron las gafas de sol y la intangibilidad. Que vivan el pelo revuelto, la amplia sonrisa y la oda al trabajo en equipo. Mientras Vogue impone de manera absolutista las tendencias desde sus páginas, esta joven sagaz decidió que su versión adolescente estaba allí para escucharlas, rescatarlas de la calle y reivindicarlas.

Pero, sobre todo, su determinación política ha hecho que, mientras Anna Wintour ha mantenido una posición ambigua frente al presidente electo Donald Trump para no perder influencia, Teen Vogue ha salido, como buena adolescente, mucho más rebelde y contestona con un artículo titulado “¿Está Donald Trump haciendo luz de gas a Estados Unidos?”, escrito por Lauren Duca. En él se analiza a fondo el juego de medias verdades o datos distorsionados que han allanado la llegada del millonario al poder.

¿Se ha convertido Teen Vogue no solo en un medio de calidad en su género, sino en inesperado bastión del buen periodismo?, cuestionan algunos medios internacionales. Y la pregunta procede. No deja de tener lógica que, en plena crisis de la democracia, una revista dirigida al público que aún no puede votar sea la más insobornable. Y todos coinciden en atribuir el mérito a Welteroth, que, como señala el diario The Guardian, ha mandado a parte de su equipo a los asentamientos tribales a entrevistar a las millennials indias americanas o ha recopilado los tuits homófobos de políticos republicanos. Todo, sin descuidar los tutoriales de belleza.

El mundo de las revistas no era muy distinto: la gente asumía que en números para hombres, como Playboy, se podían combinar artículos difíciles de procesar y entrevistas en profundidad, pero Cosmopolitan solo podía darte consejos de cómo comerte un donut  desde el pene de “tu hombre”.

Hay que decirlo: esta situación es simplista y sexista. Lo que nos han intentado “enseñar” es que los hombres cubren y leen “noticias de verdad”, mientras que las mujeres….cubren, bueno, cosas de mujeres. Este sesgo aún se refleja en cómo se les asignan pautas a los periodistas. Desde los años 70, las mujeres llevan más tiempo estudiando en las facultades de Periodismo que los hombres.

Teen Vogue es una marca que entiende el poder de lo que significa para una adolescente negra ver a alguien como ella en una posición de poder”, dijo, algo especialmente importante “en un momento como este, cuando el mundo tiene el color de la injusticia social, de la violencia, de la división política”, prosiguió dando una pincelada fashion a la realidad social. ¿Será Teen Vogue la que cambie esta tendencia?

Melisa Ponce

The author Melisa Ponce

Leave a Response